Sitemap | Bienvenido Visitante Conectarse o Crear Cuenta.
Carro de la Compra
0 item(s) - 0.00€
Tu carro esta vacio!

El té: ¿con o sin leche?

El té: ¿con o sin leche?

El té es una bebida cada día más consumida en el mundo cuyos adeptos muchas veces adoptan la moda inglesa que consiste en añadirle una nube de leche.

Ya no es menester demostrar las virtudes protectoras del té contra las enfermedades cardiovasculares. Sabemos que los consumidores de té presentan un riesgo de padecerlas reducido en un 40 % comparado con los no bebedores de té. Dos tazas diarias serían equivalentes en cuanto a flavonoides (antioxidantes) a 7 vasos de zumo de naranja o 20 vasos de zumo de manzana. Además, el 80 % de estas sustancias es liberado en menos de 4 minutos de infusión, y esto equivale al 60 % de los aportes alimentarios en flavonoides.

Con el fin de demostrar si añadiéndole leche se modifica la actividad del té sobre nuestro organismo, se ha llevado a cabo un estudio en Alemania sobre bebedores de té por un lado y sobre células de rata por otro lado. Se les pidió a 16 mujeres de más de 50 años que consumieran 500 ml de té negro con 50 ml de leche. Los efectos vasculares de esta mezcla se midieron por ultrasonidos al nivel del antebrazo, antes del consumo y 2 horas después. Tomar té solo aumenta de forma significativa la capacidad de dilatación de las arterias y de los vasos sanguíneos, lo que conlleva mayor facilidad de adaptación con respecto a las variaciones del flujo sanguíneo. En cambio, con leche, no se observa ninguna dilatación de las arterias, es decir, el hecho de añadir leche anula los efectos benéficos cardiovasculares del té.
​Este mismo experimento se llevó a cabo sobre células de rata extraídas de la aorta, y confirmó este descubrimiento.

Entre los diferentes componentes de la leche, el efecto inhibidor de los beneficios cardiovasculares del té se debe a la caseína. Esta proteína de la leche forma probablemente complejos con las moléculas contenidas en el té.

Resumiendo, si tomas té por sus virtudes sobre la salud, olvídate de la leche, pero si no la puedes obviar, elige preferentemente leche que no contenga caseína como la de soja o la de arroz.