Sitemap | Bienvenido Visitante Conectarse o Crear Cuenta.
Carro de la Compra
0 item(s) - 0.00€
Tu carro esta vacio!

La Preparación del Té

Para los que piensan que tomar té es todo un ritual, les recordamos que simplemente se trata de una tetera y de agua.

La más modesta tetera de barro nos servirá perfectamente. Sólo debe tener siempre una tetera por familia de tés con el objetivo de evitar así la mezcla de sabores. Utilice una tetera por categoría de té (té verde, negro, rooibos, etc...). Aclare simplemente su tetera con agua clara. Una buena tetera es una tetera ennegrecida. Es decir, cuanto más la utilice, mejor será el té.

Nunca la lave con jabón, sólo es necesario aclararla con agua clara y dejarla secar después de utilizarla. Hay que evitar utilizar las bolas de té, mejor elija los filtros porque permiten a las hojas de té extenderse más fácilmente en la infusión.

La calidad del agua es muy importante para conseguir un buen té. Puede utilizar agua del grifo siempre y cuando no contenga demasiada cal o cloro y, si fuera así, elija un agua de manantial con mineralización débil. Intente si es posible evitar la utilización de filtros de agua, porque el agua excesivamente desmineralizada puede restar ciertas notas gustativas al té. Por otro lado, si después de la infusión aparece un poso (resultado de la oxidación del té) en la superficie del agua, tendríamos que vigilar la calidad del agua que usamos. El agua no debe estar hirviendo: quemaría las hojas de té, las cuales ya no difundirían todos sus aromas. Espere unos segundos antes de verter el agua en las hojas.


Preparación del té:

1) Escaldar la tetera antes de poner las hojas de té con el objetivo de dejarlas que desarrollen todo su aroma.

2) Sacar el agua de la tetera y poner, a su gusto, una cuchara de té por taza y añadir una para la tetera (dejar las hojas de té en la tetera unos minutos sin verter el agua para que puedan abrirse y liberar así todos sus aromas).

3) Verter el agua en el punto en el que rompe a hervir, nunca hirviendo a borbotones.

4) Dejar en infusión según el tipo de té y sus propias preferencias.

El té nunca se toma caliente, tenga paciencia durante unos instantes después de la infusión; los aromas serán más sutiles a su paladar.

La tabla de infusión adjunta le ofrece a grandes rasgos la preparación del té en función de su color y origen. Las cantidades son relativas y usted mismo puede reducir ó aumentar las cantidades en función de sus preferencias para conseguir un té más ó menos fuerte.
 

 

Temp. del agua Tiempo de infusión Cantidad por 15 cl

Té Blanco

70° C - 80° C 8 - 10 min. 4 - 6 gr.

Té Verde Chino Primicio

70° C 3 - 5 min. 4 - 6 gr.

Otros Tés Verdes Chinos

80° C 3 - 4 min. 2,5 - 4 gr.

Té Verde Japonés

50° C - 90° C 1 - 3 min. 4 - 8 gr.

Oolong

95° C 5 - 7 min. 2,5 - 5 gr.

Té Negro de China

95° C 4 - 5 min. 2,5 gr.

India, Darjeeling de primavera

95° C 2 - 3 min. 2,5 - 4 gr.

India, otras cosechas de Darjeeling

95° C 3 - 5 min. 2,5 gr.

India, Assam

95° C 3 - 5 min. 2,5 gr.

Sri Lanka y otros origenes

95° C 4 - 5 min. 2,5 gr.

Hojas rotas

95° C 3 - 5 min. 2 gr.

Dust & Fannings (bolsitas)

95° C 2 - 5 min. 2 gr.

Té Oscuro

95° C 4 - 5 min. 2,5 gr.

Tés Perfumados:

A base de Té Negro

95° C 4 - 5 min. 2,5 gr.

A base de Té Oolong

95° C 5 - 7 min. 2,5 gr.

A base de Té Verde

95° C 3 - 4 min. 3 - 5 gr.





Como conseguir un té sin teína:

Nada es más simple que desteinar un té. Es posible para todos los tés sin excepción. Debe verter el agua caliente, a la buena temperatura, en las hojas y dejar en infusión 30 segundos.

Al cabo de 30 segundos de infusión, tirar esa agua. Verter de nuevo agua a buena temperatura en estas mismas hojas y dejar en infusión el tiempo recomendado.

La teína se difunde en los primeros segundos de la infusión. Así, tirando esta primera agua, nos libramos de toda la teína contenida en el té. No obstante, sería una pena desteinar un té excepcional porque perdería un poco de su carácter.



 

Como preparar un té frío:

Dejar en infusión 8 a 10 g de té en un litro de agua a temperatura ambiente durante una noche.
El té obtenido será fuerte y tendrá un sabor bien pronunciado.
Guardar en la nevera.

Es una receta que se adapta perfectamente a los tés negros de cualquier origen.
En el momento de servirlo, añadir una rodaja de naranja ó un trocito de limón o lima.

Para los tés y mezclas perfumadas, se aconseja dejar en infusión 15 a 20 g de té en un litro de agua fresca, durante una hora para las mezclas a base de té negro y media hora para los a base de té verde. Guardar en la nevera.






- ¡Respire! El primer contacto con el té se hace por vía olfativa directa. Huela las hojas aún secas, distinga los diferentes aromas. Repita la operación cuando el té ya está en infusión. No dude en inspirar profundamente, sólo el 10% de las moléculas odoríferas llegan al cerebro. Respire de forma viva y breve, ¡sin retenerse!

- ¡Pruebe! Referente al sabor, cinco gustos son posibles: acido, amargo, dulce, salado y agrio. Cada uno de ellos está situado en un lugar de su boca. De la unión de esas sensaciones nacerá el sabor complejo de su té. Intente identificarlas.

- ¡Aprecie! En el momento de tragar, una retro-olfacción se efectúa. Una expiración por la nariz provoca una entrada de aire por la boca, se percibe entonces 100% de las moléculas odoríferas y es en ese preciso momento en el que la riqueza aromática de su té se percibe mejor.









He recorrido el mundo entero deseando conseguir la paz compartiendo un bol de té.
Si usted tiene un bol de té verde entre sus manos, y lo toma, sentirá que entrará en la naturaleza y ahí es dónde se encuentra la paz.
Si ofrece un bol de té a alguien, podrá esparcir esta paz.


Sen Sôshitsu