Sitemap | Bienvenido Visitante Conectarse o Crear Cuenta.
Carro de la Compra
0 item(s) - 0.00€
Tu carro esta vacio!

El Honeybush

La infusión se obtiene a partir de las hojas, el tronco y las flores, del matorral del arbusto de miel sudafricano Cyclopia intermedia. La planta del arbusto de miel se menciona en la literatura botánica de 1705. Fue reconocida por los colonos como un substituto conveniente para el té ordinario, probablemente basándose en la observación de las prácticas de los nativos. No contiene cafeína y tiene un contenido muy bajo en taninos.

La producción del Honeybush es similar a la del té normal y a la del rooibos. La planta se cosecha, seca y fermenta. Para el paso de fermentación se utilizan dos métodos; la oxidación en pilas de curado o la fermentación a temperaturas elevadas en un “horno de cocción” precalentado. Al contrario que la oxidación normal de té, este proceso toma mucho más tiempo. Durante el período de fermentación, el material cambia de color verde a café oscuro y desarrolla un aroma dulce. Después de este paso el producto es secado y empaquetado.

El té de Honeybush se puede consumir con leche y azúcar, pero para apreciar su delicado sabor dulce y aroma, no se debe agregar nada. Su sabor ha sido descrito como “jalea caliente de albaricoque”, similar a la miel, hasta como “una mezcla de frutas secas con una impresión total de dulzura”. La infusión fría puede utilizarse también como té frío y se mezcla muy bien con jugos de frutas.

El uso tradicional de esta infusión como tratamiento para la tos se explica, en parte, por su contenido de Pinitol, un azúcar modificado. Esta sustancia es muy interesante también por sus aparentes efectos de disminuir el azúcar en la sangre, como ha sido demostrado en estudios de laboratorio de animales y está siendo considerada como una droga para el tratamiento de la diabetes.

El arbusto de miel también contiene antioxidantes como flavonas, isoflavonas, cumestanos, luteolina, ácido 4-hidroxicinámico, polifenoles, y xantonas. Las isoflavonas y flavonas (similares a las de la soja) y los cumestanos son clasificados como fitoestrógenos, pueden utilizarse en el tratamiento de síntomas de la menopausia, una aplicación para la cual el arbusto de miel ha sido recientemente propuesto. La luteolina es el pigmento amarillo principal en las flores y ha sido utilizado históricamente como tinte.

Es una fuente importante de minerales esenciales: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, sodio, zinc, manganeso hierro y boro.

Según estudio de universidades Sudafricanas el Arbusto de la Miel parece tener propiedades anticancerígenos (protegería el ADN Humano), antifúngicas, antiespasmódicas y antidepresivas.